miércoles, 23 de junio de 2010

Una noche soñé que estaba caminando por la playa con el Señor, al mismo tiempo que en el horizonte se proyectaban las escenas de mi vida. En cada escena íbamos avanzando sobre la arena. Tras nuestro, únicamente quedaban las huellas, la impronta de nuestros pies al hundirse mientras avanzábamos.


Unas eran las mías, las otras del Señor. Cuando la última escena había transcurrido ante nosotros, volví la vista atrás, hacia las huellas. Fue entonces cuando advertí que en muchos tramos de mi vida únicamente se marcaban una línea de esas huellas. Y también pude comprobar que eso sucedía a lo largo de los momentos más duros que me había tocada vivir.

Este hecho me perturbó, por eso le pedí al Señor:

—Señor, Tú me dijiste, cuando decidí seguirte, que caminarías conmigo a lo largo de todo el camino, pero a lo largo de los peores momentos de mi vida, en la arena solo hay una línea de huellas. No comprendo el porqué Tú me abandonaste en los momentos que yo más te necesitaba.

Entonces Él, mirándome a los ojos con ternura y amor me contestó:

—Querido hijo, te he amado, te amo y te amaré. Nunca te abandonaría en los momentos difíciles. Cuando vistes que en la arena únicamente quedaban un par de huellas fue en los momentos en que yo te cogía en brazos.



Texto y foto; Miguel Adrover Caldentey

(Extracto del libro; Cuentos de sabiduría)

15 comentarios:

  1. ...precioso sueño , Miguel !!! contar con la imagen del Señor:
    yo soy el camino, la verdad y la vida...
    es un gran apoyo para nuestro caminar peregrino, ciego y cansino en tantas ocasiones de la historia que dia a dia vamos imprimiendo...con dudas, miedos e inseguridad...
    Gracias amigo!!!!! un abrazo Begoña

    ResponderEliminar
  2. Hola, perdona que estos dias no haya pasado, hoy con un poco más de tiempo leo tus interesantes artículos y precisamente esta Historía-cuento-oración, es preciosa hace años que la tengo en ingles y me encanta, gracias por visitarme se agradece de vardad.
    Un abrazo.
    Ambar.

    ResponderEliminar
  3. MUY BONITO TU POST Y ME GUSTARIA QUE ENTRARAS EN EL BLOG DE sOR cECILIA MUY AMIGA MIA...!ESPIGAS DEL ALMA TU CASA.
    UN ABRAZO
    mARINA

    ResponderEliminar
  4. Nunca estamos solos .. lo que ocurre es que buscamos fuera lo que tenemos dentro .
    Un abrazo .. nos vemos

    ResponderEliminar
  5. Un sueño muy especial , y es cierto que muchas veces tenemos apoyos divinos o espirituales y no lo sabemos diferenciar por ser humanos y no darnos cuenta que en este mundo no caminamos solos, que tenemos un guía o un Ángel de la guarda, que hace todo lo posible por apoyarnos en los momentos difíciles de nuestra vida.


    Un abrazo de MA para ti amigo.

    ResponderEliminar
  6. sin palabras.......no solo me he quedado boba con el post sino además con la foto...denro de poco espero que esas sean mis huellas.
    besos enormes

    ResponderEliminar
  7. ¡Cómo me emocionan tus relatos!

    ResponderEliminar
  8. Mandroca que bello me dejas con el corazón
    en tinieblas que dulsura de sueño y de pensamientos es de una ternura infinita te
    felicito son palabras que llegan al alma,que
    los hace tanta falta ,a todos renovar la fe
    cada día.
    Muchos besos de lo más profundo de mi alma.

    ResponderEliminar
  9. Madroca, nunca estamos solos ni en los peores momentos, el siempre esta ahi. Un gusto reflexionar al leerte. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  10. Tienes un regalo de despedida en mi laberinto.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho el post, pero... me cuesta Miguel, no soy capaz de verlo así.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me gusta pensar q ese "loco maravilloso",
    q tantas veces me ha acompañado, y al q
    llamo "Jesús".., siempre deja sus huellas
    en mi vida..

    Me gusta, necesito pensar q así es..

    Gracias Miquel!

    Te Quiere Mucho,

    Male.

    ResponderEliminar
  13. Muito lindo o texto. Deus nos ama , até quando não percebemos.
    Um abraço

    ResponderEliminar
  14. hoy en este dia de bajón que tengo, me han conmovido con tu relato, como siempre me encanta leerte.

    ResponderEliminar
  15. Bonito relato, para los que realmente creen en Dios, un besazo madroca

    ResponderEliminar