martes, 15 de junio de 2010

Emigrantes.

Este es el primero de una serie de post a modo de artículo que subiré sobre los flujos migratorios y sus repercusiones sobre el planeta y la sociedad. Espero que los encontréis interesantes, por mi parte creo que si lo son, por eso quiero compartirlos con vosotros.



Hoy en día la población mundial es inestable y está en un movimiento constante y de ritmo ascendente, no podemos seguir imaginando un mundo donde las fronteras son líneas divisorias que sujetan las colectividades humanas de los países como los conocemos. Comunidades enteras están en un momento crucial de su existencia.

Desde hace 25 años aumentan los colectivos que deben desplazarse, son las migraciones humanas más importantes de la historia de la civilización, para que nos hagamos una idea hoy en día más de 200 millones de personas viven fuera del país que les vio nacer, una cifra que representa en la actualidad algo más del 3% de la población mundial y las previsiones apuntan a que esta cifra se multiplicará por cuatro o cinco antes del 2025.

Las razones de este movimiento brutal de la población del planeta según los estudios realizados son cuatro, la globalización de las ciudades como ejes de supervivencia, la desertización de terrenos hasta hace años productivos, las guerras y persecuciones étnicas, religiosas o sociales, y la crisis económica en regiones o países enteros.



De estas cuatro razones dos son puramente económicas pero muy influyentes en las zonas de origen, ya que al desplazarse los habitantes primarios de estas regiones, la economía de dichas zonas queda a expensas del capital que desde el exterior vayan enviando los emigrantes, este flujo económico suele tener dos partes muy diferenciadas, la primera una llegada de dinero superior a lo producido anteriormente que desarrolla una aceleración económica que rápidamente desaparece ya que los emigrados en poco tiempo intentan una reagrupación familiar en sus lugares de acogida, una reagrupación que va dejando sin mano de obra dichas regiones, conllevando ello un envejecimiento de la población que queda, normalmente los que se quedan son las personas mayores solas sin familia y los pocos jóvenes que en principio no se van son desarraigados o analfabetos.



Este desmembramiento estructural de las poblaciones lleva implícita una desatención paulatina a los trabajos del campo, la perdida de las cabañas de ganado y la desaparición de industria y sobretodo, de las atenciones sociales. Lentamente los pueblos se quedan sin habitantes, las ya de por sí endebles viviendas se van desmoronando y se pierde la infraestructura social y agrícola de gran parte del territorio, abocando a la zona a una desertización o a la erosión causada por las lluvias y agentes metereológicos.

Las otras dos razones son más dolorosas y al mismo tiempo traen más complicaciones sociales, comunidades enteras que se desplazan por motivos de persecuciones o guerras y que deben buscar nuevos enclaves donde asentarse, demasiadas veces en tierra de nadie y sin ningún futuro, emigrantes forzosos desarraigados en franjas de su mismo país o en fronteras limítrofes.



Estos emigrantes, en su mayor parte mujeres y niños se convierten en una patata caliente para los países de acogida o los gobiernos que los agrupan en campos de refugiados, estos emigrantes no producen, no generan economía, y normalmente son motivo de enfrentamiento político entre gobiernos de ideología distinta, esos movimientos migratorios suelen ser originados por un aumento de la violencia bélica en la zona o por desastres naturales que causan un flujo humano hacia otras zonas cercanas que no tienen infraestructuras ni posibilidades económicas para hacerles frente, motivo de acciones puntuales de las ONGs y de muchos gobiernos, que con el paso del tiempo empiezan a solicitar que sean las organizaciones mundiales quienes se hagan cargo de dichos campos y finalmente, se convierten en enclaves humanos que nadie sabe como resolver.

Estas migraciones dejan tras de sí terrenos devastados por las fuerzas de la naturaleza que desgraciadamente nunca volverán a ser los mismos, o zonas masacradas por la guerra que tras de si deja campos llenos de minas, campos totalmente contaminados y la peor contaminación existente, odio y rencor entre etnias, religiones o razas.



Y por último la creciente desertización de grandes extensiones de terreno que obliga a sus últimos habitantes a dejar lo poco que tienen y convertirse en nómadas errantes que buscan otro emplazamiento, esas zonas cuya desertización total no se había producido por la acción de estos últimos habitantes que cultivaban, araban y malamente recogían lo poco que su tierra producía, ahora, con su desaparición porque el caudal de los ríos ya no llega como llegaba antaño, se acelerará de tal manera que en 25 años se habrá duplicado o triplicado según el continente.



Por desgracia el planeta no será ajeno a este movimiento humano, ya que la variación de las concentraciones humanas cada vez en espacios más concentrados, norte y sur indistintamente, necesitará más materia prima elemental, lo que afectará directamente a bosques y selvas, acrecentando la deforestación. Todo ello en conjunto incidirá directamente en el cambio de flujo de las corrientes de aire caliente que modificará las corrientes de entrada de aire frío sobre los océanos provocando inundaciones en zonas que hasta hace poco gozaban de una climatología benévola.

Texto y fotos; Miguel Adrover Caldentey

14 comentarios:

  1. informe detallado, veraz y duro, de los emigrantes.
    Duelen las causas de los movimientos de masas humanas, duelen esas vidas que necesitan buscar destinos fuera del lugar que los vio nacer.

    Una vez mas, abres los ojos a realidades que conocemos poco.

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  2. Buen trabajo informativo amigo mío te seguiré leyendo como hasta ahora.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Eres tenaz y constante, para saber lo que dices. Me gusta todo lo que leo en tu blog.
    Un saludo.

    India.

    ResponderEliminar
  4. Negro futuro y funestas perspectivas para nuestro planeta, lograremos los hombres de este siglo frenarlo a tiempo, gracias Miguel por refrescarnos la memoria, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Toda una fuente de información, amigo. Muy ilustrativo y aleccionador!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es una buen y exhaustiva información. Interesante a tosa luces. Mis padres fueron emigrantesy apatridas durante bastante tiempo. Y en la mente lo siguen siendo. Peregrinar de un sitio a otro y en época de guerra,de un país a otro es muy duro, tanto que no hablo nunca de esta etapa.
    Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  7. muy interesante tu información, los emigrantes, una dura realidad, un saludo querido amigo.

    ResponderEliminar
  8. Felicitaciones por esta entrada de post amigo, una forma de apoyo moral desde tu blog, para todas las personas que se encuentran en esta situación de vida, y que no sean los olvidados del mundo.
    Yo he vivido en Melilla y Ceuta y es muy dura la vida de estas personas hasta llegar a nuestro país y los problemas de estas personas y todo lo que encierran sus mentes en el peregrinar para buscar un mundo mejor y mas justo ,que desgraciadamente no existe.
    Un abrazo de MA para ti amigo.

    ResponderEliminar
  9. Buen trabajo,y muy interesante,me has decubierto cosas que desconocía,gracias.

    ResponderEliminar
  10. Interesante trabajo de investigación Madroca y un tema que nos toca de cerca, muchos somos hijos y nietos de inmigrantes y hemos escuchado sus historias y padecimientos cuando tuvieron que abandonar sus países, un tema que se puede incluso profundizar en sus raíces psicológicas, pues de alguna manera llevamos dentro nuestro ese bagaje emocional!

    Muchos abrazos!

    ResponderEliminar
  11. ¿Que tendrá la tierra de uno? que todos nos apegamos a ella de un modo que nunca lograré entender...lo malo, creo que no es el fenómeno en si....sino la poca preparación y cultura que tenemos para afrontar las cosas, y llamar a todo por su nombre.
    Porque me imagino querido Miguel, que hablamos de inmigración, nunca de invasión verdad? estas pobres gentes que han llegado a algún lugar con esperanzas, promesas,un modelo mejor de vida y se han encontrado viviendo hacinados, delinquiendo para comer,compartiendo pisos naseabundos con otros cuantos inmigrantes que salen unos, cuando entran otros...y....tantas cosas...podríamos hablar de tantas cosas....pero ya sabemos....eso no merece la pena arreglarlo....como tenemos la suerte de haber nacido en el primer mundo....malditos politiquatres del tres al cuarto, que ni saben ni quieren gestionar estos fenómenos....
    ....asco me da....con ellos...
    todo ser humano tiene derecho a vivir dignamente, y mientras haya sólo un consentidor de que algún derecho se aniquile, así nos va.
    Abrazote y chapó por tu post

    ResponderEliminar
  12. Qué interesante Miguel. Da gusto leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Interesantísimo post y muy completo a la vez. Es tan increíble como cierto que en pleno siglo XXI haya tanta gente en nuestro planeta viviendo en tan penosas y precarias condiciones y nadie haga nada por remediarlo.
    ¿Quiere eso decir que no hemos aprendido nada de los errores cometidos en el pasado? ¿Que nuestra esperanza es un futuro oscuro, incierto y encaminado a nuestra autodestrucción? Desde luego, pensar que puede ser así no resulta nada alentador.
    Miguel, has escrito un texto maravilloso, felicidades. Y muchas gracias por ayudarnos a reflexionar sobre un tema tan grave e inportante cómo éste.

    Un beso y un abrazo enormes.

    ResponderEliminar
  14. Interesantísimo tu análisis. Te sigo.

    ResponderEliminar